Que cierto es eso de que cada maestrillo tiene su librillo, ya que a pesar de que hay gente que hace las cosas de la misma manera hay otro porcentaje bastante alto que las hace de otro, y al final cada uno en su casa hace lo que le da la gana, agarrándose siempre a lo que de verdad le va mejor. Seguro que tu madre hace la cama de una manera y a pesar de que lo has aprendido de ella, siempre se van sacando trucos que nos hacen la vida más fácil, llegando al final hacer de verdad las cosas como más fáciles nos resultan. Yo en mi caso es justo lo que me sucede, además que con las redes sociales incluso vas aprendiendo cosas nuevas, vídeos que te ayudan a llevar una vida mucho más fácil, seguro que después de verlos te pasa lo que a mí, que piensas que porque narices no se te había ocurrido antes, pero bueno lo importante es hacerse eco de ello y sacarle el máximo partido ya que de esa manera es posible poder hacer que nuestro día a día sea mucho más llevadero.

Pues bien, a mi lo que me ayudó mucho fue ver el uso que se le podía dar a las etiquetas adhesivas en principio puede que se vean como unas etiquetas sin más, pero hay que ver el partido que les podemos sacar. Y es que cada uno de los inventos que podemos encontrar en el mercado nos hacen la vida mucho más fácil, cada uno a su manera, pero al final con el mismo significado. Para que veáis que es completamente cierto te voy a decir enseguida que uso le doy yo a estas etiquetas porque seguro que las usas de igual modo tu también. Llevo a mi hija a guardería, con el trabajo no me queda más remedio que dejarla unas horas, y claro, allí debo llevarle muchas de sus cosas, pues bien, antes las llevaba sin marcar y la verdad es que me han desaparecido varias cosas, con esto de que no tiene nombre nos hacemos dueñas de lo ajeno, sin embargo, con las etiquetas con el nombre de mi hija, se quedan bien pegadas y todos saben a quien pertenece.

Del mismo modo las utilizo en casa con los juguetes de ambas, ya que aunque una es más grande siempre se pelean por lo mismo, y al estar marcado todo nos ahorramos unas cuantas llantinas, benditas etiquetas adhesivas, que por lo menos en mi caso me han servido de mucho.